viernes, 6 de mayo de 2016

ELEGÍA A UN HOMBRE REALMENTE BUENO

Oración Fúnebre leída un 14 de Abril del 2016

Por  Luis Albitres Mendo

Amílcar Rosel con su última nieta

¡¡¡AMÍLCAR ROSEL ALBITRES MENDO!!!

¡Hemos venido solo a despedir tu cuerpo, pues sabemos que tu espíritu indudablemente vive!  Y estoy seguro que tú hubieses querido decirnos, no lloren pues ya estoy reunido con nuestros seres queridos que partieron hace algún tiempo.

¡Roselito!, tal como solía llamarte mamá: Qué feliz estarás ya junto a mamá, papá, tíos y hermanos, que ya nos precedieron en esta existencia.

Seguiste a la letra el ejemplo de papá y nuestra madre te inculcó desde niño el amor a Dios.  La espiritualidad y grandeza que llevabas dentro se expresaba en tu proverbial sencillez y magnetismo. Todos percibían ese halo benéfico apenas te conocían.

En noches pasadas y en esta tarde precisamente estás recibiendo con creces su asistencia y simpatía.

CON ESA SONRISA DE NIÑO BUENO

Con esa sencillez que marcó el rumbo de tu vida, recordaremos siempre esa sonrisa de niño bueno que te caracterizó, plena de franqueza y optimismo.

Magnífico padre, el amor a los tuyos, a tu esposa e hijos, fue otro gran atributo de tu personalidad.

CREACIÓN Y LIBERTAD

Desde joven, con la inteligencia que avizoraba otros horizontes, preferiste seguir el llamado de tu espíritu libre, para, de ese modo, desplegar alas y recorrer mundo en nuestra patria amada.

Apasionado en la búsqueda de libertad y emancipación, prematuramente quizás, muy joven te lanzaste a descubrir nuevos paisajes disfrutando los placeres del viajar.

Por la música y el canto te convertiste en un artista, de aquellos cuya honestidad brilla tanto como su talento.  No necesitaste escribir poemas. Insobornable, de probado humanismo, hiciste de tu travesía una poesía de autenticidad vital.

EXCELSA BONDAD HEREDADA DE NUESTROS PADRES

Te prometemos que seguirás viviendo en nuestros corazones, pues tu excelsa bondad heredada de nuestros padres, continuará siendo rememorada.

Mientras permanezca tu nombre en nuestros labios y memoria, ahí surgirá tu espíritu bonachón y sonriente, de gratas instancias, junto a tu guitarra y voz, en inolvidables tertulias familiares y reuniones amicales.

Mientras tengamos viva tu presencia en nuestros futuros momentos felices, es grato decirte Roselito, que no morirás nunca y tu noble figura resurgirá en nuestras mentes plena del maravilloso recuerdo de tu personalidad alegre e indulgente.

¡Las fiestas hogareñas y familiares en tu compañía eran tan amenas que constituían un bello himno a la alegría, un real canto a la solidaridad!

LECCIONES DE CORAJE Y AMOR A LA VIDA

Por eso seguiremos tu ejemplo, pues en el corazón y en la mente de tus hijos, nietos, hermanos y sobrinos dejaste grabadas vigorosas lecciones de coraje y amor a la vida.

¡Y esa valentía y entereza que sembraste en los tuyos están dando sus frutos ya!

¡Con la esperanza que Jesucristo, el Divino Maestro nos concede gratuitamente con su Resurrección, la lección de tu partida, querido hermano nuestro, la aceptamos con gratitud!

¡¡¡Amílcar Rosel!!!

¡Que tus ojos contemplen la luz del Padre Eterno!
¡¡ Descansa en Paz !!

1 comentario:

  1. Sentidas palabras cargadas de recuerdos,reflejando una vida dentro de ellos, desde las raíces de cada etapa: niñez e inocencia, juventud y la adultez eterna. La Elegía llena el vacío que deja... y hasta el silencio que entrelaza gestos tristes. Dios quiso que fuera el elegido, y ser así un canto a la vida en la despedida.

    ResponderEliminar